Thursday, March 29, 2007

Rainy days and mondays...

Está lloviendo mucho por esta zona... Y los días lluviosos me ponen muy melancólica.
Y encima aparece este chico, con su mirada tan dulce, sus modales de caballero, sus detalles... y me vuela la mente, aún sabiendo que nunca se podrá dar.
Y a veces me pregunto si no estaremos perdiendo el tiempo; el y yo, digo. Creo que podríamos estar tan bien juntos. Pero él no lo ve. O no quiere verlo. Cada vez que habla de lo que busca en una mujer, siento que está hablando de mí.
Y me hace tan mal escucharlo. Pero es amigo. Y tengo que tratar de ayudarlo con sus problemas. Pero se me hace tan difícil ser objetiva. Porque, ya me lo enseñaron en la facu, la objetividad no existe. Pero cuando soy subjetiva en este tipo de cosas me siento llena de culpas. Y entonces me contradigo en mi discurso: porque muchas veces la que habla soy yo, su amiga; y muchas otras veces la que habla es aquella mujer que quiere estar a su lado, y abrazarlo, y mimarlo, y decirle que se quede tranquilo, porque todo va a salir bien.
Me siento para la mierda. Nada sale como yo lo espero....
Ahh!! y quiero que sepas que no te entiendo... Que voy a seguir siendo tu amiga, pero que también voy a seguir pensando lo mismo que, alguna vez medio borracha, te dije en la cara: siento que sos un histérico.

1 comment:

luckyman said...

Hola.Me siento un poco raro escribiendote,pero me encanta tener verdaderos amigos,aun si es atravez de un modo tan frio como este,escribiendo..Detràs de las palabras se esconden tantas cosas como gestos,miradas,expresiones fundamentales para comunicar mil millones de cosas mas..Pero bueno,quiero decirte que te entiendo perfectamente con lo que te pasa con este chico,y que yo soy el primero en decir que para enamorarse,primero se necesita la amistad.Mi consejo es que no pierdas el tiempo y declares tu amor,porque la amistad a este punto esta contaminada y la cura es la sinceridad..
Yo tengo novia y estoy feliz porque apenas posible nos casamos,pero antes de esto,todo comenzo con la amistad.Ella le robò,en buena ley,el lugar a mis mejores amigos,y sentirla decir que provaba lo mismo que yo fue lo mejor del mundo.